web analytics
Oct 012013
 
Baruch Elron en España – libro colectivo

Volumen colectivo sobre la obra del artista plástico israelí Baruch Elron Niram Art Editorial “Definitivamente, con este libro, Baruch Elron desembarca por fin en nuestro país. La principal virtud del libro reside en que no es una sola voz individual la que acerca a Baruch Elron hasta el público, sino la voz colectiva de artistas, críticos y galeristas que desde España se han reunido en torno al pintor para, al unísono, hablar de su obra.” H.M.S. Fecha prevista de publicación:  2013 Héctor Martínez Sanz (Coord.) Autores: Rocío GARCÍA BEAS Luis GONZÁLEZ Enriqueta HUESO Juan-Carlos JULIÁN Iván MIEDHO Pedro ORTEGA Pilar PALOMARES Daniel RAMOS  

Feb 242013
 
EL HOMBRE QUE HACE REÍR por Héctor Martínez Sanz

Prólogo del libro de aforismos  “El Traje de Adán—Escondido detrás de las palabras ” de DOREL SCHOR  Niram Art Editorial A todos nos han contado un chiste y hemos reído. Todos hemos escuchado algún sarcasmo y se nos ha escapado una carcajada. Todos oímos alguna vez una ironía por la que cambiamos la mueca seria por la sonrisa. Y aun así, no estaríamos en disposición de comprender qué sea el «humorismo». Consideramos a todo lo anterior nacido del humor y creemos que cuanto nos haga reír habrá de tener su origen en aquél. Asaltar por sorpresa a alguien, emergiendo de la oscuridad o de un ángulo muerto, también provoca risa –excepto, quizás, en el asaltado-, y, en general, jugarle una mala pasada a cualquiera, engañarlo para que caiga en una trampa que consideramos graciosa como quitarle la silla o atarle los cordones, nos divierte del mismo modo. A lo último lo llamamos «broma», y es bien diferente del chiste, del sarcasmo y de la ironía, aunque produce el mismo resultado de la risotada. Obviamente, pensamos que tiene su origen igualmente en el humor. Adjudicamos a cosas tan diferentes una misma madre, sólo por su consecuencia. Cuando en situaciones parecidas a las anteriores, alguien no ríe, decimos que «no tiene sentido del humor». Si alguien no quiere entrar al trapo, dirá que «no está de humor». E incluso, en un grado mayor, si está enfadado, decimos que está «de mal humor» o «con un humor de perros». Es, pues, claro que el «humor» se describe como […]

Feb 012012
 
POR ENTRE LAS SÁBANAS Y LOS SUEÑOS, RITA MARTORELL

por Héctor Martínez Sanz, Revista Niram Art Acto cotidiano donde los haya, despertar, levantarse y hacer la cama. A veces he pensado cómo es posible haber llegado a semejante revoltijo de tela a lo largo de la noche. Tan sólo recuerdo su estado de perfección racional y geométrica al hundirme entre ellas y el caos que en la mañana gobierna a las sábanas. Pero es un acto enfermizo, de necesidad de orden, el devolverles su estiramiento, borrar sus arrugas y los caprichos de los pliegues nocturnos. No había reparado aún en las ondulaciones, en las curvaturas que impresas todavía figuraban las partes de mi cuerpo, en el dibujo que trazaban como soporte de mis sueños. Algunos duermen y apenas se mueven. Sus sábanas quedan como estaban al principio, impolutas de cualquier requiebro del cuerpo y el subconsciente. Otros nos retorcemos de lado a lado, vuelta y vuelta, hasta cartografiar el mundo que se ve con los ojos cerrados. Un mapa, ciertamente, indescifrable, pero que con la debida ciencia aún no inventada, sería posible traducir. Pocas veces recordamos el sueño, en breves destellos cuatro imágenes y un guión improvisado con grandes lagunas entremedias. Sin embargo, ahí están las sábanas para decirnos cuan inquietos o tranquilos soñamos, desvelando una intimidad mayor incluso que el desnudo del cuerpo. Ahí, entre las telas, colchas y edredones, queda una huella más nuestra que nuestro porte físico, más verdadera que aquélla que nos esforzamos en enseñar cotidianamente a los demás. La intuición me la sugiere la serie de obras “Sábanas” (2006-2010) […]

Jan 162012
 
La «baruchización» de Héctor Martínez Sanz

por Diego Vadillo López Héctor Martínez Sanz siempre fue muy dado a ingresar en universos de fantasía, y eso pese a ser un tipo con los pies bien asentados sobre la corteza terrestre. Bregado en los universos extemporáneos de «Alicia en el país de las maravillas» y de «La historia interminable», un día en que paseaba por el bosque animado de las bellas artes, fue asaltado, y esta vez no por el bandido Fendetestas, sino por un peculiar sujeto de perilla en semicircunferencia, el cual le sustrajo toda la emoción, viéndose desde entonces anegado en un sugerente cosmos. Por la órbita de su cráneo, día sí, día también, giraban flores brotadas de huevos tras romper el cascarón, plumados ojazos de pico corvo y ceño fruncido, liras con la pedicura magistralmente ejecutada, chelos luciendo senos de gran firmeza, pájaros con alas metacarpianas, y así… Tamaño resultaría el asedio diario al que quedó sometido el vocacional profesor Martínez por parte de tan simbióticos seres, que acabó siendo arrastrado por éstos a la «madriguera de Elron». Avezado y certero glosador de beldades artísticas en general, y pictóricas en particular, don Héctor empezó a sistematizar toda aquella fauna surreal, haciendo gala una vez más de sus dotes de taxidermista de animales-objeto y de objetos vivificados. Y con tanto ahínco se empleó el buen profesor que, cuando quiso darse cuenta, se topó frontalmente con una montaña de papel escrito la cual, al modo de los seres baruchelronianos, cobró vida y lo exhortó a cumplir un naciente cometido: dar nueva forma […]

Dec 102011
 
LA REALIDAD DE LOS POEMAS - "LA BOLSA O LA LIRA" DE DIEGO VADILLO LÓPEZ

en Revista Madrid en Marco por Héctor Martínez Sanz Los antiguos asalta-caminos, los salteadores al modo del bonachón Fendetestas, gritaban aquello de “la bolsa o la vida” –que el curioso bandido acompañaba de un “Alto, me caso en Soria”-. Y algo de esta tradición inspira La bolsa o la lira, sólo que el asaltador ni es bonachón ni se llama Fendetestas, aunque tanta razón tuviera al razonar en un asalto a un conocido: «Mire, señor Freiré, en el negocio no puede haber amigos. ¿Se acuerda de cuando me tenía de jornalero en su casa? Trabajaba formalmente, ¿no? Pues sigo siendo el mismo. Ahora trabajo de ladrón, y más serio que la mar. Fuera de aquí, si a mano viene, podré hacerle un favor; pero aquí…, a lo que estamos. ¡A ver, el dinero!». Demuestra Diego Vadillo que el tema económico –la Bolsa- y la prensa al respecto tienen, ciertamente, mucho de literatura y retórica, pero está lejos de ser una narración a lo Wenceslao Fernández Flórez y su animadísimo bosque. Aquí hay truhanes, hay metáforas, y un animado parqué. Tampoco hay amigos en los negocios, y todos están a lo que están -¡A ver, el dinero!-. La bolsa o la lira trata de esto… y de aquello, de los juegos del dinero y de los juegos de la lengua: la lira que compone los poemas de los caudales, y los caudales que rigen cómo escribir la noticia-poema. La lira manda, aunque no sabemos si la esterlina o la de Apolo. Porque las noticias ya casi […]

Dec 022011
 
NON NOVA SED NOVE, Introducción al libro “Baruch Elron”, Ed. Niram Art, 2011, Madrid

por Héctor Martínez Sanz Introducción al libro “Baruch Elron”, Ed. Niram Art, 2011, Madrid Han puesto ya la primavera en mi ventana. Me asomo y veo pasar, surcando el aire, hombres con chistera montando en sus velocípedos Gran Bi; algunas aves aletean sus plumíferas manos y las tijeras levantan el vuelo mientras los árboles sonríen con su viejo rostro esculpido por la experiencia. Una música lejana suena en las cuerdas de un femenino cello, acompañada su melodía por un arpa en pie, y dirigidos ambos por la partitura que una trompeta compone. Las flores visten a todas las mujeres que pasean ante mí, y me miran y en ellas encuentro la misma faz de belleza juvenil. Un poco más allá, un hombre de cejas pobladas y mirada penetrante, honda, con perilla en perfecta semicircunferencia, me espera con un dorado reloj de bolsillo en su palma. En el alfeizar de mi ventana hay dos papelitos. En uno puede leerse «non nova sed nove» y en el otro, más pequeño, está escrito: Elron. Tomo mi chistera, mi velocípedo Gran Bi, mi reloj de bolsillo y salgo a su encuentro… Así ha de ser este libro para el lector: una ventana abierta al mundo de Baruch Elron. Mundo en el que nada nuevo hay bajo el sol, sino una nueva forma de contemplar las cosas, nueva manera, nueva perspectiva. Es lo que llamamos «creatividad» frente al concepto de «Creación»: una reordenación demiúrgica del universo gobernado por el tiempo. Elron, demiurgo artístico, recrea, recoloca y dispone los elementos de […]

Nov 102011
 
Nuevos lanzamientos Niram Art Editorial

La Editorial Niram Art anuncia el lanzamiento de sus más recientes títulos. El acto tendrá lugar en Espacio Niram (Independencia 2, 28013, Madrid), el sábado, 12 de noviembre a las 20.00 h Se presentarán el libro “Tudor, Textos sobre su obra” (autores: Héctor Martínez Sanz, María Teresa Domingo, Fabianni Belemuski, con la colaboración de Diego Vadillo López, Dusica Nikolic Dann y M.I.E.D.H.O.), que reúne textos críticos sobre la obra del artista plástico Tudor Serbanescu, el libro de ensayos “La Bolsa o la Lira” de Diego Vadillo López, el manual de Reiki de Liana Acero de la Cuesta” y “Aventuras en el País de Cervantes” de Constantin T. Ciubotaru.

Aug 042011
 
ACTO SURREALISTA: UN ALEMAN A LA CORTE DEL REY DAVID

por Martin Schneider Revista Niram Art Israel   Al principio, creó Dios la Surrealidad Cuando recibí la invitación de participar a una presentación sobre el surrealismo judío y en concreto sobre Victor Brauner y Baruch Elron, me entusiasmé. Me considero un amante y un conocedor de la obra de Baruch Elron; Brauner es una referencia en el mundo del arte universal y el evento, sobre el que no sabía nada más, me parecía que tenía todas las premisas para ser muy interesante. Sabía que vendrían invitados desde España, el país del surrealismo daliniano y tenía la certeza de que iba a ser una noche maravillosa. Lo que no me esperaba era entrar en un mundo realmente surrealista y participar, en vivo, en un acto surrealista. Lo que parecía un evento cultural realizado en la sala de conferencias de un hotel central de Berlín, se convirtió en una explosión de colores, sonido y sabor. Después, al acceder al pasillo que llevaba a la sala, las cosas dieron un giro inesperado. Se podía oír una música bastante alta, una armonía de sonidos orientales y lengua inglesa, pasando por hebreo y ritmos modernos. Me acerqué tímido y confuso. “Bereshit” susurra alguien cerca de mí, para después continuar en inglés. “¿Le gusta?” Así, cogido por sorpresa, no tengo tiempo de entender nada y me explica: “la música, se llama Bereshit, es una canción de Ofra Haza. Es decir Génesis. Si lo prefiere, podemos bajarla, hasta el comienzo de la tertulia”. De repente, las ideas se electrocutan en conexiones dentro […]