Un rápido paseo por las calles de Tel Aviv te dejará con la impresión de que la mitad de sus casas y edificios están listos para ser demolidos o al menos se preparan para ello. Y si bien la renovación urbana es siempre bienvenida -sobre todo en esta ciudad de construcciones poco vistosas y avejentadas-, lo cierto es que tirar abajo edificios no siempre ofrece una visual agradable. Salvo, claro, que el inmueble a destruirse se convierta en algo completamente nuevo como un museo emergente de arte callejero.

Esto fue lo que pasó hace algunas semanas en Tel Aviv cuando un edificio de apartamentos ya deshabitado y listo para su demolición sirvió de “lienzo en blanco” para que talentosos artistas callejeros dejaran su marca en cada pared, baño, cocina y salón de estar de cada uno de las viviendas de los cuatro pisos.

Artistas callejeros decoraron un antiguo edificio de Tel Aviv. Foto de Hahashmal Studio.

La iniciativa se convirtió en una exposición llamada «Pop-up Museum TLV». La misma fue ideada por la curadora Ya’ara Sachs, que tiempo atrás regresó a la ciudad después de algunos años en el extranjero.

«Pop-up Museum Tel Aviv». Foto de Haim Silberstein.

«Hace aproximadamente un año estuve en una exhibición en Berlín donde unos 20 artistas tomaron el control de un depósito abandonado. Realmente me impresionó y regresé a Israel con la idea de hacer algo así», explicó Sachs.
El problema fue encontrar edificios abandonados en la pequeña y ajetreada Tel Aviv. Pero en una conversación con un amigo de la empresa de renovación urbana City People le hizo ver que podría usar edificios programados para su demolición ya que estos siempre permanecen vacíos por un corto tiempo antes de desaparecer.

Obras en el museo emergente en Tel Aviv. Foto de Hahashmal Studio.

City People decidió patrocinar el evento. Así, se invitó a cien artistas callejeros y de graffiti de Israel y el exterior para dejar sus huellas en todos los rincones del edificio. Primero, por la fachada.

Una habitación en el museo emergente en Tel Aviv. Foto de Haim Silberstein.

El resultado fue una exposición asombrosa y diversa que no se parece en nada a la disposición tradicional que ofrece un museo.

«No es como una galería donde hay cuatro pinturas colgadas en una pared enorme», señaló Sachs. En este espacio no quedó ni una sola pared sin intervenir.

Los artistas tuvieron seis días para hacer sus exhibiciones, trabajando las 24 horas del día para completar la misión.

Museo emergente en Tel Aviv. Foto de Hahashmal Studio

La recepción, según Sachs, fue excelente y tuvo acogida entre personas de todas las edades: “Además de jóvenes y familias con niños pequeños, vimos a personas de hasta 80 años subiendo piso tras piso por las escaleras”, le contó la curadora a Israel21c.

Paredes, pisos y ventanas cubiertas con arte callejero. Foto: Hahashmal Studio.

Ahora ya se planean tres exhibiciones de este tipo por año, cada una en un edificio diferente. La próxima está programada para septiembre.

Personas de todas las edades se divirtieron recorriendo el museo emergente de Tel Aviv. Foto: Hahashmal Studio.

«Nos las arreglamos para crear una experiencia de un universo alternativo. Hay un ambiente divertido en el edificio. Simplemente no quieres irte «, explicó Sachs.
Sin embargo, tuvieron que hacerlo. Finalmente, el 28 de abril el edificio fue demolido.
Para más información sobre el museo emergente de TLV, haz clic aquí.

Este increíble gato fue parte del Museo. Foto de Hahashmal Studio.

Una sala de jazz en el edificio abandonado. Foto de Haim Silberstein