web analytics
Nov 152010
 

por Eva Defeses

¿Qué tienen en común las celebridades como Sheryl Crow,  Debra Messing, el grupo de Sexo en la Ciudad, Donna Karan , Sarah Michelle Gellar, Leonardo Di Caprio, Anne Hathaway, Mary Louise Parker y muchos más? Son todos fans de la marca israelí de joyería Agas y Tamar. Hace dos años, después del éxito de su tienda de Tel Aviv, las dueñas abrieron  una en Manhattan y pronto sus piezas se convirtieron en la elección de los más famosos.  Sus piezas de joyería han sido mostradas en películas de grande éxito como Sex and the City the movie, Dirty Sexy Money y Suburban Girl y han sido fotografiadas por revistas como  Elle, Allure, Vanity Fair, Vogue, The New York Times, The Los Angeles Times Magazine, Harper’s Bazaar.

http://www.agasandtamar.com

Las artistas atrás de Agas y Tamar son dos jóvenes israelíes Einat Agassi y Tamar Harel-Klein. Sus creaciones hacen revivir la historia. Se trata de joyería con motivos bíblicos, con un look mate, antiguo y casi de pieza inacabada y de una simplicidad primordial. Sus colecciones son inspiradas en piezas arqueológicas, en monedas antiguas, en la geometría básica de las piedras y de los metales. La huella inconfundible de Agas y Tamar está en dejar los materiales en su estado más natural, más puro.  Los metales de acabamiento  mate se mezclan con monedas, piedras preciosas para construir una imagen de las antiguas princesas bíblicas. Una herranza que traspasa los siglos y adorna las manos y cuellos de las mujeres urbanas. Las joyas tienen a menudo antiguos inscripciones en hebreo o en la antigua lengua de los sumerios. Son palabras de bendiciones, de alegría y deseos de amor y felicidad que dan una dimensión espiritual a las piezas.

Desde los tiempos bíblicos de los patriarcas y los reyes guerreros de Israel hasta el corazón de Manhattan, la joyería Agas y Tamar continúa una historia y no la deja perderse en la memoria. Una reconstrucción del pasado para mejor entender el presente – ésta es la dadiva de estas dos jóvenes artistas israelíes.